29 de junio de 2017

Relatos Aleatorios, por Jorge Núñez Rodríguez - 8

8. ENDLESS NIGHT

La oscuridad del cielo. Un lienzo en penumbra, manchado de plata. La Luna cuelga desganada, derramando una luz trémula a mi alrededor.

La oscuridad del asfalto. Negro como el infierno, negro como el cielo. Me siento hundir en él. ¿Es el infierno un océano que nos devora y nos digiere en el olvido de su frío vientre?.

Hace frío. Una noche de invierno. El brillo mortecino de una farola arroja sombras de las ramas de los pinos que rodean la carretera sobre mí. Dientes. Son dientes. Soy una presa... una presa...

¿Quién soy?

No puedo recordarlo.

Miro a mi alrededor.

El monstruo de acero y fealdad se desangra a mi lado. Grandes lágrimas negras se derraman de su interior. Aún brilla una luz en él. Sus faros parpadean despacio, hundiéndose en su última resaca.

Llueve.

El negro y el rojo se disuelven sobre la línea blanca.

¿A dónde iba?

¿Cuál era mi destino?

Se oye música.

El Love Theme de Vangelis.

Tengo frío.

Levanto mi vista al cielo.

Nada.

La nada se cierne sobre mí.

Está abriendo sus fauces.

Pronto la carretera ya no existirá.

Supongo que no pasa nada.

Está bien así.

La canción llega a su fin.


Dedicado a la maravillosa banda sonora de Blade Runner y a ese trozo de nuestra adolescencia que fue Minecraft. ¡Gracias, Vangelis y Notch!.

NdA: A falta de foto, buena es captura de una de mis partidas de Minecraft.

por Jorge Núñez Rodríguez, a veintinueve de junio de 2017.