8 de mayo de 2017

Poesías Aleatorias, por Jorge Núñez Rodríguez - 1

Un pequeño bonus para celebrar mi primera entrega tardía. No puede decirse que haya durado mucho mi intachable récord. Quizá publique alguna más en castellano, ya iré viendo. A ver si os gusta.


67. ALCOHOL MILLENNIAL

Vodka en la alacena
voces inconexas en la pantalla
el mando descansa
Suda51 detiene la verbena
Miro por la ventana
agua en la rotonda
Camina rápido la gente
bajo el manto marrón
hoy huele a refinería
Me sirvo una copa
el limón se desliza
sobre el hielo en el vaso
como la caricia
de una mujer
cric, cric, cric
crujen en la atmósfera cargada
buceo en youtube
retazos de programas enloquecidos
retazos de programas políticos
retazos de programas descontrolados
retazos de locura embrutecidos
un tipo raro con coleta
se da de ostias con otros dos
un crío repeinado
y un viejo resabiao,
del cuarto ya no se sabe ná;
máis alá, un poeta tuberculoso,
un tipo sentado bajo el faro de Vigo
y un viejo feo, católico y sentimental
se echan unas risas a costa
del alegre panorama nacional
Yo mientras sigo bebiendo,
sacando de su escondite
mi botella de vodka barato premium
tristes son estos años
para los alcoholes terapéuticos
¿quieres razones?
Mira ahí fuera.
Al menos la gente
sigue caminando, aunque
no sepa a donde va.
Tampoco es que yo lo sepa.
Ni que fuera tan necesario.
Beben mis compis de generación
en grandes discopubs buscando
un polvo rápido en los baños,
nos creemos los inventores del futuro,
bebemos y aprendemos
el arte del gintonic aderezado
con mil y una historias,
suena euro-techno-trap-trancetón
y meneamos los genitales
nos va la marcha
ya sea hacia adelante
o marcha atrás,
joder, que los condones van muy caros
y tú has visto lo que vale
un cubata aquí?
¡Si es que me sale más barato
emborracharme en casa!

Y por una vez,
les voy a dar la razón.
Además, con lo cómoda
que es la decadencia
en soledad.



Dedicado a Goichi Suda y su universo disparatado, al trío calavera, a los vodkas baratos y, por supuesto, al euro-techno-trap-trancetón. Por favor, que alguien lo haga realidad.

por Jorge Núñez Rodríguez, a ocho de mayo de 2017.